Nena ¿qué va ser de tí…?

Caminante USAC

—Por Rogelio Salazar de León.


Pregunta: ¿Se puede ser una diputada reconocida, no sólo porque ha tenido tiempo suficiente para darse a conocer, sino también porque algo de su trabajo ha sido meritorio, y de pronto, sin qué ni para qué, caer en desgracia, lo que puede equivaler a quedarse desempleada…?

Respuesta: si se ha sido lo bastante pobre, como para que ser diputada pueda ser una ostentación típica de las clases ociosas, no veo porque no.

Pregunta: ¿Hay, en la vida, algo más incómodo que un jefe? 

Respuesta: Sí, un patrón.

Según se sabe, Nineth Montenegro y Dionisio Gutiérrez han sido amigos o socios o, simplemente, han estado de acuerdo en algunas cosas o, tal vez, empleada y parón, a lo mejor todavía lo son a los ojos de alguien con alguna pureza de espíritu o la ingenuidad típica de quienes consideran que la amistad es algo más que el afecto fingido o los cafés ocasionales o los almuerzos de fin de semana.

Tema relacionado:

Continuar con la opinión…

Se puede uno imaginar el momento auroral en que Nineth y Dionisio fueron presentados, porque, pese a que ninguno de los dos es británico decidieron esperar a ser presentados para hablarse, lo más seguro es que se hayan sonreído cortésmente mientras se observaban con discreción, como para deducir, del aspecto del otro, hasta dónde puede llegarse.

Aunque, de hecho, más que en el aspecto del otro, cada uno de ellos, se fijó más en las posibilidades que podrían alcanzar a costa del otro a la hora de trepar en el organigrama administrativo, legislativo o judicial.

Mientras ella pretendía que su aliño disfrazara algo de su pasado, él, por los motivos contrarios, pretendía lo mismo; a ver si en el curso y en el ejercicio de las aproximaciones se pueden juntar en el medio, coincidir en la media cancha, signifique lo que signifique, media cancha.

El hecho es que hoy, después de más de dos décadas de que Nineth ha ejercido de madre de la patria, deberá quedar sin el cielo sobre su cabeza, sin el suelo bajo sus pies, o sea desempleada; y aquello de “diputada pio pio” es tan sólo un recuerdo de lo que fue y de lo que pudo seguir siendo.

Por eso, como dice la canción: “nena, ¿qué va ser de ti, lejos de casa…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.