↓La Revolución del 20 de octubre de 1944, libro publicado por Ediciones Académicas de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), aborda desde la perspectiva del Doctor Jorge Mario García Laguardia, los aspectos sociales, políticos y hechos históricos que llevaron al movimiento civil y militar a gestar aquella importante  sublevación.

Destacando un párrafo del documento, el Rector de la USAC, Murphy Paiz cita en la presentación del libro que “el ABC de la revolución de octubre estaba en la cultura y la instrucción pública. Por primera vez en la historia, un humanista, un maestro de escuela, era Presidente de la República y era de esperarse una transformación”.

También hace referencia a que los aspectos importantes a destacar es el fin de los gobiernos autoritarios de Manuel Estrada Cabrera (22 años) y Jorge Ubico (14 años) y la convocatoria a elecciones libres por medio de la cuales llegó a la presidencia el Doctor Juan José Arévalo Bermejo.

“Su gobierno que va de 1945 a 1951, logró entre otras cosas, aspectos relevantes en el ámbito económico, político y social de la revolución democrática, entre lo que se destaca la creación del Banco de Guatemala, la Junta Monetaria, el Instituto de la Producción (INFOP), la creación del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), que se estableció a partir del año 1946, el Departamento de Fomento Cooperativo”.

Además refiere que,  “al aprobarse la Constitución de la República, el 11 de marzo de 1945, da lugar la Carta Magna a una vida política en la que prevalecen las libertades ciudadanas. Se garantiza por ejemplo la libertad de cultura, el derecho al voto de la mujer, la alternabilidad en el poder, entre otros aspectos”.

“De vital importancia es para la Universidad de San Carlos, la aprobación de su autonomía, la cual fue aprobada por la Asamblea Legislativa el 15 de Diciembre de 1944, e incorpora a la Constitución de la República el 11 de Marzo de 1945 y se lee en el artículo 84 que la Universidad de San Carlos de Guatemala es autónoma y se gobierna de acuerdo a la ley respectiva y sus estatutos. El Estado contribuirá a asegurar y acrecentar el patrimonio universitario, y consignará anualmente en el presupuesto la partida destinada al sostenimiento de la Universidad”, cita.

En palabra del Doctor García Laguardia “la revolución de octubre de 1944, fue un intento frustrado de hacer realidad el viejo sueño patriótico de independencia económica y política del país y de verdadero ejercicio de la soberanía popular”.