↓El auditorio Mario López Larrave, de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC),  fue el lugar de encuentro donde estudiantes y académicos escucharon la disertación de Enrique Graue, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la conferencia “Conmemoración del Centenario de la Reforma  de Córdoba: Renovación Académica de la Universidad en América Latina”.

“La autonomía de las universidades es la voluntad inequívoca de determinar su rumbo académico y brindar educación sin distinción de clases, género e ideologías, la autonomía es la historia de las relaciones de las universidades frente al Estado en distintos contextos históricos y la determinación de que éstas deben ser libres, plurales y diversas”, afirmó Graue después de exponer las similitudes históricas que comparten Guatemala y México dadas a partir de la Reforma de Córdoba, hace cien años.

También remarcó que “las universidades públicas nacionales, son actores centrales del cambio social en nuestros países, y para ejercer su autodeterminación se requiere también el reconocimiento de que el financiamiento a la educación superior es responsabilidad del Estado”.

El rector de la USAC Murphy Paiz, entregó un reconocimiento a Graue por su trayectoria académica en la que destaca ser integrante de la Asociación Panamericana de Oftalmología, Miembro Honorario Extranjero de la Academia Nacional de Cirugía de Francia y haber recibido la Condecoración Eduardo Liceaga por sus contribuciones a las ciencias médicas.

Además lamentó que durante mucho tiempo anteriores rectores de la USAC dejaron de ver a la UNAM como un aliado estratégico en la educación superior de la región, relación que relación será importante durante su administración, por eso buscará que en “la tricentenaria” exista un centro de estudios de la UNAM.

Un legado importante

El 15 de junio de 1918 en la Universidad de Córdoba inició el movimiento que gestó “La Reforma Universitaria de Córdoba”, que este año cumple un centenario.

Su importante legado se relacionan con el establecimiento del cogobierno estudiantil, los concursos de oposición para optar a la docencia, la extensión universitaria, la libertad de cátedra y la autonomía universitaria, para que América Latina entrará al siglo veinte dejando atrás esquemas educativos obsoletos.