“No se mueve, pero se mueve”

Caminante USAC

-Por Rogelio Salazar.


  ↓“Ellos pueden matar a nuestros dirigentes, pero mientras haya pueblo habrá revolución” (Oliverio Castañeda de León)

A Galileo le iba la vida en su encuentro con la inquisición, una vez que ha sido acusado por algo que ha escrito, por un libro que se ha atrevido a publicar.

Los autos de fe eran procesos en los que se debía (en teoría) probar que se había ignorado o faltado o desobedecido algo que dicta la fe, y ya se sabe que la fe no requiere prueba alguna, a lo mejor aquello que operaba en su contra tampoco lo requería tanto.

Para empezar, pese a lo que algunos digan, hoy por hoy, ya no hay inquisición ni autos de fe, ya no hay algo que, sin que pueda ser probado, deba ser defendido a costa de todo, lo cual, visto lo visto, no es impedimento para que alguien se sienta en el papel del mismísimo Galileo, tal vez se necesita de alguien con dotes o, cuando menos, con aires de actor (Brecht escribió una pieza teatral llamada Galileo Galilei).

“…Soy acusado injustamente, como lo fue Galileo, y nos parecemos tanto, él y yo, que, hasta nos obligan a aceptar mentiras como verdades…”; en serio Jimmy, quisiéramos creerle, quisiéramos estar de acuerdo con su argumentación, quizá nada nos gustaría tanto como poder creerle; pero la vida es complicada, y a veces lo que quisiéramos, simplemente, no puede ser y a veces lo que quisiéramos se ve interrumpido.

Hace cosa de tres años Ud. Jimmy era o parecía un hombre versátil, un candidato mejor que otros y otras, un artista con algún pasado válido, un político menos contagiado que otros de plagas muy conocidas, pero después de mil días todo eso se ha venido al suelo y se ha hecho trizas, porque algo ha sido capaz de sacar a flote la verdad acerca de Ud. y sabe cómo Sr. presidente, de forma muy simple, como si se tratara de una sopa o un refresco que al primer sorbo parecía agradable, pero que al final nadie es capaz de terminárselo, porque en realidad es insoportable, insufrible, intratable.

¿Qué pasa si le ponés azúcar a lo dulce o sal a lo salado…? Pues, sencillamente, te mata de la nausea; algo parecido ha pasado con Ud. Jimmy y con su imagen, se nos ha podrido ante los ojos, apesta.

Por más que quiera y por más que diga, por más que, como actor, se meta en el papel de Galileo, Ud. No se parece en nada a él; Galileo fue un genio y una víctima, mientras Ud. es todo lo contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.