↓Partiendo de la experiencia de Gabriel Escobar, quien tiene discapacidad visual y es evaluador de proyectos en la Dirección General de Investigación (DIGI), de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), “la tricentenaria” impulsará nuevas formas para incorporar herramientas tecnológicas e información sobre investigaciones que beneficie a este sector específico de la población.

A criterio de Erwin Calgua, encargado de la DIGI, “en ese contexto, la voluntad política de los tomadores de decisiones es vital, porque cuando hablamos de accesibilidad para personas con discapacidad no solamente debe entenderse como accesibilidad física, sino acceso a la información y a la participación; solo de esa manera se garantiza el derecho efectivo a la educación”.

Docencia, administración, extensión, investigación, territorio e infraestructura y planificación y seguimiento, son los seis ejes en los que se basan las “políticas de atención a personas con discapacidad” en la USAC, aprobadas en 2014 y que a la fecha aún no son incluyentes.

“La evaluación de un estudiante con discapacidad visual generalmente se sigue utilizando exámenes orales, cuando en realidad debería utilizarse la tecnología. Una opción incluyente sería un examen digital por computadora a través de un lector de pantalla”, refiere la investigadora Ingrid Elizondo.

En la ruta que debe seguir todo proceso de inclusión debe “conoce y socializar el eje de investigación (en este caso las políticas vigentes en la USAC), generar más proyectos relacionados a las diversas condiciones de discapacidad y sus estrategias de abordaje, porque no es lo mismo la discapacidad visual, que la motriz o auditiva”, comentó Gabriel Escobar.